top of page
Publicar: Blog2_Post

Oliva, 8:15.

Cuando piensas que la vida no puede sorprenderte más, lo hace y de una manera tan imprevisible que derriba todas tus barreras.


Aprendemos a amar amando, sufriendo, peleando; aprendemos a vivir, viviendo, tolerando; aprendemos de todos, de todo, de lo bueno y de lo malo. Aprendemos de nuestros aciertos y nuestras derrotas; aprendemos y no dejamos de aprender nunca.


Oliva, 8:15, una escritora se afana al teclado de su ordenador para seguir soñando, pero el sol que entra por la ventana le grita que la vida sigue ahí, detrás de los cristales, que la vida la está llamando. Mi zona de confort empieza donde acaban mis letras, donde me convierto en la mujer que acata las reglas, que no se enfrenta a los demás por respeto, por tolerancia, pero también por comodidad.


¿ Y ahora qué? Escritora que te afanas a tus teclas... ¿ Saldrás a pelear?


Quiero amar, vivir; quiero amarte, vivirte, sin que me importe nada más, porque el simple hecho de haberte encontrado me hizo despegarme del teclado, abrir las ventanas y permitirle al sol que me gritara : ¿ Y ahora qué? ¿Amamos?


A veces te miro y doy volteretas

a veces deseo dártelo todo

acabar con tus miedos.


A veces te miro y me sorprendo,

cada día más me sorprendo.


Enséñame


Enséñame a no extrañarte

dile a mi piel que se sacie

con otras bocas, con otros labios

que pronuncien mi nombre.


Enséñame a crear fuera de tu universo

a vivir los versos sobre papel,

a disfrutar de todos los momentos.


Enséñame a mirarte sin quererte.

Enséñame a desearte sin dolerme.

Enséñame a vivir contigo o sin ti.


Enséñame a no extrañarte

dile a mi piel que se sacie

con otras bocas, con otros senos

con otros labios que pronuncien mi nombre.


Enséñame a quererte sin nada y

por todo, por esta vida caprichosa

que te puso en mi camino.


Enséñame a quererte bien.

Enséñame a ser tu más fiel compañero,

ese que se queda después de la tormenta,

ese que te ama en silencio.


Enséñame a quererte sin nada

y por todo, aunque me duelas,

aunque te extrañe.


Enséñame a vivir contigo o sin ti.


M.J. Ruiz




Comments


bottom of page