top of page
Publicar: Blog2_Post

La vieja ciudad 2 poemas

La vieja ciudad


Quisiera inventar poesía

sobre la vieja ciudad,

que la luna refleje su amor

sobre Graná sin ocultar su cara


Mujer que lloras desconsolada

No ves que la luna sale para secar tus lágrimas


Camino contigo por las calles,

sin vergüenza ni compromiso,

la luz de las casas me alumbra

y me cuenta la historia


de mujeres guapas, de ojos dispersos

de sus risas y de sus besos.


Que la luna refleje su luz sobre Graná

Sin ocultar su cara,

mujer que lloras desconsolada

No ves que la luna sale para secar tus lágrimas


Te entrego mi raza, la fuerza de mis pueblos

Te entrego mi alma y mi tiempo.


De mi tierra te regalo el patio de los naranjos

y el huerto donde maduran los limoneros.


De mi tierra te regalo el azahar

los versos que me dejaron huella

y la eterna primavera de mi cuerpo.


Mujer que lloras desconsolada,

no ves que la luna refleja su amor, su luz

sobre Graná para que dejes de llorar.


Sabes que me tienes,

Sabes que me muero por verte

sabes que quiero hacerte el amor

bajo la luz de mi verdad


Dime qué quieres, niña

porque esta noche la luna

Refleja su amor sin ocultar su cara,

porque esta noche la luna refleja su luz

para secar mis lagrimas


Para recordarme que sin ti

no existen ni ciudad ni luna ni luz

que puedan consolar mi alma.


Bésame como si fuera ahora

la primera vez, romper el tiempo, niña,

bésame, y entre mis brazos yo por siempre

Te amaré.


¡Ven y bésame!


¡Oh bella ciudad

Esta mañana, vida mía, el sol despertó tiritando,

porque vio en la vieja ciudad a una mujer llorando.


¡Oh bella ciudad!

Sin rimas, sin versos, sin calles, sin pasos...

con tus cayuelas vacías y tus plazas añorando

el pasar azaroso y distraído de los enamorados.


Esta mañana, vida mía, Al-Ándalus se fundió con mi alma,

para recordarme que provengo de la tierra de los mil fuegos,

que soy la niña de la luz, del agua, del cielo y del infierno.


Por eso mi piel sabe a versos, a rima, a leyenda,

a un universo distinto donde amo sin miedo.


Esta mañana, vida mía, el sol despertó tiritando,

porque vio en la vieja ciudad a una mujer llorando.


¡Oh bella ciudad!

Sin rimas, sin versos, sin calles, sin pasos...

esta mañana soy yo quien despierta llorando

por no verte, vida mía, entre mis brazos.


M.J. Ruiz


El dramatismo forma parte de mi vida, como esencia romántica de mis versos.

Video Poema.




Comments


bottom of page